«IMAGINE» DE JOHN LENNON, LA MEJOR CANCIÓN DE TODOS LOS TIEMPOS?

HACE 50 EL MUNDO CONOCÍA ESTA CANCIÓN, UN HIMNO A LA PAZ Y AL AMOR. UNA PERFECTA «UTOPÍA»

Esta semana, hace 50 años, y en un clima mundial dominado por el horror de guerras como la de Vietnam, la violencia racial y el recrudecimiento de enfrentamientos entre grupos de protestas y fuerzas represoras, John Lennon lanzó Imagine.

O el utópico himno que abogaba por la paz y la comunión absoluta entre las personas, que se convirtió en la canción más representativa de su prolífico catálogo y lo convirtió en un ícono pacifista.

Con una sencilla, pegadiza y bella melodía; el exbeatle proponía en la lírica imaginar un mundo sin fronteras ni religiones, en la que además de la manifiesta invitación a soñar una existencia regida por la paz y el entendimiento, lanzaba sutiles cuestionamientos contra los poderes fácticos, como la religión, al responsabilizarlos de la división entre los seres humanos.

Esta gran síntesis entre calidad artística y la fuerza de un mensaje atemporal y abarcador hizo que esta canción, que abre el disco homónimo lanzado el 9 de septiembre de 1971, haya trascendido generaciones y sea reconocida incluso por aquellas personas ajenas a la obra de Lennon. Además, Imagine se estableció como un tema insignia en actuales campañas por la paz.

Imagine erigió también a Lennon como un referente mundial del activismo por la paz, una etiqueta que se impuso y diluyó otras facetas de su compleja personalidad, presente incluso en otras canciones de ese mismo álbum.

“En Imagine, John mezcla un poco todo, sus ideales, sus sueños, su lucha política y también su poesía y su arte. Tiene un lado tierno pero, si indagas un poco más, te das cuenta que no es solo un himno de paz y amor”.

“Es más que esa cosa medio tonta de ‘cantemos todos juntos agarrados de las manos’, sino que tira un par de consignas y palitos, como cuando dice ‘imagina que no hay religiones’. Y además tiene esa cosa de involucrar al oyente cuando lo invita a unirse”, completa el músico.

El periodista especializado Sergio Marchi, co-autor junto a Blanco de varios libros dedicados a analizar la obra de Los Beatles y la carrera solista de sus integrantes, definió a esa canción como “un himno de paz y amor universal, expresado de manera muy simple y muy clara” y recordó que Lennon en aquellos días estaba muy activo en su campaña por la paz, por lo que esta canción se convirtió en su jingle.

Pero más allá de que Lennon ya había exorcizado algunos padecimientos internos, comenzaba a cicatrizar sus heridas por la ruptura de los Beatles y estaba a punto de iniciar su etapa más radical a nivel político, Marchi relativizó que esas circunstancias tuvieran real influencia en la composición de Imagine.

“Porque John sabía cómo componer una canción que reflejara un estado de ánimo contrario al que tenía en ese momento”, apuntó el biógrafo de Charly García.

Desde el punto de vista musical, el tema presenta una gran sencillez tanto en su composición como en el tratamiento sonoro a la hora de ser registrado, con una instrumentación resuelta solo con un piano que se limita a acompañar la voz, la batería y el bajo haciendo una base simple, y unas sobrias cuerdas añadidas de fondo.

“John sabía que tenía un tema importante por la letra y la melodía, y quiso dejarla simple”, señaló Blanco, en tanto que Marchi apuntó que “después de los Beatles, Lennon buscó una estética más simple, más despojada, alejada del barroquismo que podría tener un Paul Mc Cartney”.

Por todo lo anterior, IMAGINE, podría decirse que va emergiendo como la gran canción de todos los tiempos, pues es la antítesis de lo que es el mundo, de lo que somos los seres humanos.